lunes, 16 de junio de 2008

EN ESTE TAXI ME SUBO YO TAMBIÉN

-Ilustración de ANA ALMELA-

Dice el tercer párrafo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América que tenemos derecho a la Felicidad. Bonita declaración para los tiempos que han sido, y son, desde esa fecha de 1776 hasta hoy: guerras civiles, mundiales, esclavitud, explotación, dictaduras sangrientas, miseria, hambre,…Hay que reconocerle a los legisladores americanos de entonces el arrojo y descaro que les llevó a poner, negro sobre blanco, este derecho o mejor dicho, este deseo.

El Paraíso, el Dorado, el Cielo, el Jardín del Edén, la Utopía, Vaikunt, los Campos de Osiris,… son nombres que evocan un mundo de pureza, prosperidad, en definitiva, una puerta a la Felicidad. Todos son en realidad bellas palabras con significaciones nobles y hermosas, pero todas ellas son inventos de los humanos. Son palabras, es Literatura.

La Literatura ha jugado un gran papel en esto de explicar, justificar o solicitar Felicidad. Y es que el hombre, como potencial creador literario sabe, como en el fondo lo sabemos todos, que la Felicidad, la verdadera, no esa que evocan las Religiones o premian los fanáticos, está en el interior del cada ser humano, y sale al exterior en forma de palabras, porque sólo el verbo nos humaniza.
Más allá del descrédito intelectual (o no) en el que se encuentra actualmente la búsqueda de ese mito o realidad, la obligación de los seres humanos, al tiempo que la belleza artística, es perseguir la Felicidad. Por eso, la Literatura, que nos ahonda en el conocimiento de lo que nos es propio, la propia naturaleza humana, es, además, el sentido mismo de la vida, porque lo que narra, expresa o transmite, es su principal objetivo.

"Cuéntame, cómo te ha ido, si has conocido la felicidad" preguntaba el estribillo de una popular canción de los primeros años 70,… palabras, mito literario, ilusiones al fin.

Todo lo que nos pasa no es más que un precio que pagamos buscando la Felicidad. (A. Grandes)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Angel, el otro día vi a Doña Felicidad por la tele....La vi retratá en la cara de un tal David Villa, pelotero de profesión, cuando logró introducir la pelotica dentro del marco sueco mientras el señor árbitro se echaba la mano al pito....el de chuflar, claro, con el fin de acabar la partida de football.
Supongo y supongo bien, que entre meter la pelotica y meter el pito, el de hacer pipí, claro, en el hueco adecuado y/o soñado, no sólo se ganan partidos y se meten goals, sino que uno se hace visitar por esa señora tan esquiva....Naturalmente que luego el sñor Karma -algo así como "el cobrador del frac"- se cobrará lo que haya que cobrar; porque esas visitas no suelen resultar ni baratas ni mucho menos gratuitas....Digo...
Tu hermanico

angel almela dijo...

Si la Sra. nos hace una visitica, sabremos que está, pero no hace falta meter un gol o el pito, porque además, siempre nos quedará... un buen libro.

conradocieza dijo...

La felicidad es un mundo o estado soñado y descrito muchas veces hasta el detalle a través de la palabra. Sin duda como dice Angel la literatura juega un papel fundamental en el tema de la felicidad. Permite “explicar, justificar y solicitar la felicidad”, da sentido a la misma y muchas veces nos permite sin saberlo aproximarnos a ese mundo descrito y soñado como felicidad a través de la lectura de una, frase, un libro

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

¿Derecho a la felicidad? Pues no sé, no sé. Como el libro que estoy leyendo ahora mismo, diré que "la felicidad no tiene corazón"

P.Mogica dijo...

Me ha gustado el texto. Original, por cierto la declaración de la independencia no decia que tnemos derecho a la busqueda de la felicidad? no sé. por cierto la imagen esta muy bien
agur!

angel almela dijo...

Gracias por tu comentario (p.mogica). He visitado tu blog al hilo del mismo y he visto que esa "Poesía Barata" no es más que lo que debe ser, es decir, P-O-E-S-Í-A, y con ello, basta.
...Paco, el tiempo no tiene corazón, y la felicidad...tampoco ¡cómo otras cosas!, pero creo que ahí radica su magia o/y su utilidad.
Gracias.

Aurora dijo...

Un saludo a todos aquellos y aquellas que gozais de esta página gracias a la buena ocurrencia de nuestro amigo Angel.Y ahora una reflexión personal sobre la felicida:es cierto,todo lo que hacemos en nuestra vida va encaminado a conseguir la felicidad pero en pocas ocasiones la obtenemos porque,tal vez, la felicidad no sea algo a lo que deberiamos aspirar sino algo que deberiamos intentar construir en nuestro día a día dando en cada acto y situación lo mejor de nosotros mismos y esperando menos, siendo capaces de no crear expectativas "redondas" de antemano que lo único que nos proporcionan es desilusión.Y creedme cuando os digo que me ha costado mucho aceptar esta idea porque soy una persona con una visión muy romántica de la vida y para mí ha sido más fácil creer durante mucho tiempo que la felicidad estaba ahí afuera,esperandome que darme cuenta de que la felicidad era algo que partía de mi interior.Pero como dice el refrán "nunca es tarde si la dicha es buena" y aquí me teneis con los 40 recién cumplidos y dispuesta a proporcionarme cada día la mayor dosis de felicidad que me sea posible.Saludos a todos y manos a la obra.

angel almela dijo...

Aurora,gracias por asomar tus lúcidos, sinceros y siempre generosos comentarios a mi Bolg.
Un abrazo.