viernes, 23 de diciembre de 2016

POEMA DE NAVIDAD...FELICES FIESTAS


En el tono de las cosas que no tienen importancia
abro estos días la mañana, sin rincones prohibidos,
buscando un lugar donde cobijar los sueños rotos,
y me quedo flotando en el aire templado,
tomando un café, mirando la solemnidad
inscrita en cada gesto de la luz
que entra por el arco hacia la mesa,
y entre guirnaldas,
que anuncian otra nueva navidad,
me quedo flotando en este aire que me acoge,
con las manos llenas de tiempo.

domingo, 27 de noviembre de 2016

DÍA DE LOS MAESTROS



Aunque dejé hace un curso la docencia activa pasando a este periodo de jubilación que todos merecemos, quiero felicitar al colectivo de Maestr@s con motivo de la festividad de su día, 27 de Noviembre (San José de Calasanz), si bien entiendo que dada su situación actual (no nueva, por desgracia), no deben estar, ni ellos ni nadie en la sociedad, conformes o alegres.

Esta profesión de Maestro, una de las nobles que pueda realizar el ser humano, que ha pasado por circunstancias que van desde aquellos años en los que se decía “pasas más hambre que un maestro de escuela” a la actualidad, soportando unos recortes del Gobierno que le han hecho y le hacen muy ingrata su labor, vuelve a tener hoy mi reconocimiento más sincero porque sin ellos, sin su dedicación y profesionalidad, no es posible una sociedad más igualitaria y digna.


Para ellos, que aun trabajan cada mañana para dar la respuesta educativa adecuada a sus alumnos, mi felicitación.

viernes, 11 de noviembre de 2016

LEONARD COHEN, 80 AÑOS DESPUÉS DE LORCA

La obra creativa de este canadiense universal va unida en cierta manera al poeta granadino, F. García Lorca. Él mismo reconoció su vinculación desde el minuto cero de su momento creativo, y a él le dedicó algunas de sus mejores temas y poemas. Y justo 80 años después de la muerte del poeta español por antonomasia, muere Cohen, como un guiño a la eternidad y al susurro que como él, nadie usó tan magistral.
Este Concierto de Cohen en San Sebastián, puede hacernos pasar un buen rato.
Disfrutarlo, amigos.

domingo, 2 de octubre de 2016

40 AÑOS DE EL CAIMÁN: UNA REVISTA QUE CONJURÓ EL MIEDO CON LA PALABRA





Hace 40 años, en la ciudad de Cieza (Murcia), nació una Revista literaria sin más pretensiones que conjurar el miedo con la palabra y que conforma un espacio digno de la historia de la literatura, al menos local. La revista se llamó El Caimán, y su primer número fue editado en septiembre de 1976. Y si ahora recordado ese hecho no lo es sólo por sus calidades literarias ni por el nombre de sus firmas, sino por su especial significación literaria, cultural e histórica en el contexto de un periodo temporal con nombre propio: la Transición española. Por esto, el pasado Jueves celebramos un acto, organizado por el Foro por el Pensamiento y el Diálogo, en el que además de una conferencia a cargo del historiador Francico J. Salmerón, cuatro miembros que fuimos de El Caimán (Jesús A. Salmerón, Diego Montesinos, Francisco Pino y yo mismo), intervinimos para hablar de esta mítica revista y de sus circunstancias.

Ya en ese texto de presentación de su N.º 1, el grupo gestor de la revista escribía sus pretensiones: Esto es una esperanza nacida de la desesperanza del momento, como un necesario lamento en busca de protagonismo. No… no es un lamento, es un hacerse activo y artesano, es un estar con los pies en el llano de esta monótona existencia nuestra. 

Y en estas palabras radica la posición de El Caimán ante el lector y ante la literatura, la de ser una esperanza y a la vez un lamento, usando como vehículo la palabra para conjurar el miedo. Un espacio donde respirar y encontrarse, donde querer cambiar el mundo o al menos, posicionarse, y todo ello a través de la literatura.

Su puesta en las calles en aquel inicio del otoño de 1976 se hace en un contexto que tenía algunos elementos a considerar: un paisaje urbano de Cieza casi abandonado, una ciudad culturalmente muerta o en coma, donde sólo dos salas de cine (el Cine Galindo y el Teatro Capitol), servían de monocorde tapiz cultural para un pueblo adormilado y aplanado, como tantos en aquel tiempo en nuestra región y en el mismo país; y una ciudadanía que pretendía poco a poco salir de su atonía y letargo con una incipiente actividad política, social y cultural -a pesar de las prohibiciones y censuras que aun sobrevivían al dictador-. En ese contexto, fue en el que unos jóvenes estudiantes de una generación libre de ataduras, pusieron a andar un instrumento cultural que conjuró el miedo con la palabra, y que acogió en las páginas de sus tres únicos números, obra creativa de gente de diversos ambientes y ámbitos literarios. Un hecho que aglutinó a numerosas personas de diversos ámbitos artísticos (escultores, pintores, narradores, poetas, actores,…) al ofrecer un espacio absolutamente libre que no fue contaminado por ningún ideólogo, partido o religión, y que a modo de hito con características de histórico, ennoblece hoy si cabe más el acto y el gesto cultural con el que se hizo presente en la ciudad y entre sus gentes.

40 años de El Caimán que conviene recordar y valorar, “cuarenta años de aquel verano en el que, entre baño y baño en las aguas (entonces turbulentas, hoy mansas) del río Segura, nos creímos inmortales”, como ha escrito recientemente uno de sus fundadores.

sábado, 17 de septiembre de 2016

SOLILOQUIO - AUTORRETRATO

En mi libro "Equipaje Elemental", publiqué un poema con el que terminaba el libro bajo el título de "Soliloquio", que ahora reproduzco en este vídeo con el nombre de "Autorretrato", porque es en realidad un retrato interior de mis versos.
Espero que os guste.
video

domingo, 14 de agosto de 2016

DE FRANCIA A ITALIA PASANDO POR PINK FLOYD (o como ir de los Romanos al Medioevo pasando por el Renacimiento)










Este verano hemos andado por tierras de la Provence francesa, la Toscana italiana y recalado en Venecia, pero todo fue una excusa viajera para asistir a un concierto de Pink Floyd/David Guilmour, algo que teníamos prometido desde hace años y que por fin, hemos cumplido.
El extraordinario concierto tuvo lugar en Nimes el 20 de julio y allí, en su anfiteatro romano con más de 2000 años de vida (las Arenas), pudimos asistir a uno de esos eventos musicales que es difícil de calificar porque a veces, las palabras, no pueden definir correctamente lo que sentimos y vemos. Quizás, por eso, lo de Maravilloso o Único, sólo expresan parte de las emociones que al menos nosotros, fuimos capaces de albergar en casi las 3 horas de concierto. 
Pink Floyd fue una banda de músicos que abrieron en su día el melón de un tipo de música especial (la psicodelia, el rock progresivo, ...) que desconcertó e ilusionó a la misma vez, y que con The Dark Side on the moon (El Lado Oscuro de la Luna), alcanzaron una cima musical a la altura de los más grandes. Yo, desde mi juventud ya lejana, fui un emocionado seguidor de este grupo británico, y lo sigo siendo.
Por eso, cuando supimos que tocaban en Nimes, preparamos un viaje que además, tuviera un largo recorrido por zonas que  o no conocíamos o habíamos visitado hace ya mucho, mucho tiempo, como es el caso de Venecia, a la que habíamos ido hace 33 años. 
Nimes, Uzés, Pont du Gard, Les Baux de Provence, Arles, Montpellier o Aviñón, fueron las ciudades francesas donde pateamos sus calles y gozamos de su paisaje y sus vinos. Galole in Chianti, Siena, Pienzza, Montepulciano, San Gimignano, Arezzo, Cortona o Florencia, lo fueron en la Toscana itliana y medieval. Y para finalizar, la preciosa ciudad de Venecia.
Por eso, de las ciudades Romanas a las amuralladas del Medioevo, pasando por las impresionantes obras del Renacimiento, hubo un silencio sonoro que acompañó el viaje entre atmósferas creadas con la guitarra de Guilmour y el verde de las colinas y el agua entre las piedras.....Todo un conjunto de emociones y sentimientos salpicados con la certeza de una realidad que nos hace más vivos y que con 60 años uno siente que son ya un privilegio.

lunes, 20 de junio de 2016

ANTE LAS ELECCIONES DEL 26-J


Se acerca la fecha para votar en las nuevas Elecciones Generales, y como uno ya va sabiendo más por viejo que por zorro (aunque no llegue a los 61), tengo claro tanto mi voto como mi sueño de país para los años venideros. Pero el otro día, pensando en hacer una entrada en este humilde blog sobre ello, un joven y brillante periodista al que admiro, Jordi Évole, lo hizo y mira por donde...no sólo se me adelantó sino que expuso (seguro que con mejor acierto que lo haría yo), muchas de las cosas que conforman mi sueño de España para mis hijos y nietos tras estas elecciones.
Por eso, sin menosprecio de alabar su claridad y calidad, me apunto a lo que dice y lo pego a continuación porque yo también me imagino un país como este que dibuja el periodista de Salvados.


Quiero un país que rompa los pronósticos y que el domingo que viene, a pesar del puente, acuda a votar incluso más de lo que lo hizo la última vez, para demostrar a los gurús que todo lo saben que no lo saben todo.
Quiero un país que castigue a los corruptos, desde los que te preguntan si quieres la factura sin IVA hasta los que decidieron que Panamá podía ser su patria.
Quiero un país donde una empresa con grandes beneficios no despida trabajadores para tener todavía más beneficios.
Quiero un país donde nos demos cuenta que la educación y la sanidad públicas no son ni arma electoral ni patrimonio de nadie, sino de todos.
Quiero un país donde el incendio de un desguace de neumáticos tenga consecuencias y no se quede en simple humo.
Quiero un país que pertenezca a una UE que respete los derechos humanos, y que no convierta su mar en el cementerio más grande del mundo.
Quiero un país donde la izquierda sea capaz de ponerse de acuerdo, y donde no se cumpla la máxima que me repetía mi abuelo:"La izquierda solo está unida en la cárcel".
Quiero un país donde se gobierne más por consenso que por decreto, sin rodillos ni mayorías absolutas, ni de izquierdas ni de derechas, sin que nadie piense "o yo o el caos".
Quiero un país donde ningún partido se apropie de sus símbolos, ya sean banderas, himnos o equipos de fútbol, ya sean selecciones nacionales, autonómicas o clubes. Un país donde se deje defutbolizar la política de una forma tan grotesca.
Quiero un país que se indigne menos con la derrota de su equipo, y más con los cracks que defraudan a hacienda o se whasapean con prostitutas menores de edad.
Quiero un país donde apoyar la cultura no sea motivo para que te digan que si eres de "los de la ceja".
Quiero un país con periódicos que cuando los abra no sepa ya lo que me voy a encontrar, ni televisiones que conviertan el enfrentamiento en contenido, pensando que eso es lo que quiere la gente.
Quiero un país donde se deje de mentir en campaña electoral,mentiras vulgares sobre lenguas o privilegios, que buscan el enfrentamiento entre territorios cuya gente no está para nada enfrentada.
Quiero un país que tenga unos dirigentes que se parezcan más a la ciudadanía, mucho menos crispada que su clase política.
Quiero un país donde ser de otro partido político no te convierta en un enemigo, un país que supere esa división que parece congénita pero que algún día deberíamos vencer para no perder tantas energías en disputas inútiles.
Quiero un país que el próximo lunes, se vote lo que se vote, amanezca tranquilo, sin el ruido que normalmente lo envuelve todo.
Yo creo que tampoco estoy pidiendo tanto, pero ya verán como ese país se nos vuelve a negar. Debe ser que el otro es más entretenido.
Amén.