viernes, 9 de enero de 2009

AÑO NUEVO ¿EN SERIO?

-Ilustración de ANA ALMELA-
El año comienza con nieve y con un nuevo escenario bélico que ya parece demasiado viejo.

Han ido pasando los años
como trapos ardiendo en la noche,
y aún pretendemos seguir despiertos
aunque a veces nos canse el universo entero,
aunque el grito tenga la forma de un laúd
en un mar de hastío.

(fragmento de Across the Universe, poema que escribí para Agora en 2008)

11 comentarios:

Antonio F. Marín dijo...

Los años que pasan "como trapos ardiendo en la noche". Preciosa metáfora, Ángal, aunque todo tu poema denote cansancio mientras pretendemos seguir despiertos para gritar en un mar de hastío.
Un abrazo.

Antonio F. Marín dijo...

PD.- Ángel, no Ángal.

Pedroluis dijo...

Estás en un "momento bardo", hermanico...Todo muy natural, por otro lado.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Y claro que es una guerra antigua, lo más cercano, 1948.

Lo más lejano, pues ya la Biblia nos habla de enormes batallas en el suelo de Canaám, el Eretz Israel, Oriente Próximo o como quiera llamársele. Yo, al menos, me acuerdo del pasaje de las murallas de Jericó, que cayeron con las trompetas...

No sé, creo que es un lugar donde nunca habrá paz. Y eso es la muerte, la ruina, para todos cuantos viven en Canaám, Oriente Próximo, Palestina, Eretz Israel o lo que deseen llamarle.

angel almela dijo...

Antonio, "como trapos ardiendo en la noche", es una imagen con la que no pretendía crear una cierta belleza por su estructura o composición, pero sí por su simbología dentro de la estrofa. Los años "arden" y además, lo hacen en "la noche", un lugar común pero a la vez misterioso. No sé,Antonio, pero el cansacio de los años es algo que está más en la esperanza que en el desánimo.
Peter, ¿momento bardo?..., quizás, pero no lo siento así.
Paco, la guerra eterna entre esos dos pueblos del Oriente no provoca más que cierto asco y hastío.Por eso, me parece que el Año no es tan nuevo como pretenden vendernos.
Gracias a todos.
SOMOS EL TIEMPO

Conrado Navalón dijo...

Efectivamente “el año no es tan nuevo como pretenden vendernos”. Pero lejos de cualquier espejismo es importante que no perdamos la esperanza, que sigamos soñando y poniendo toda nuestra energía en cambiar las cosas.
Por cierto, me encantan las ilustraciones que acompañan la mayoría de tus entradas.

angel almela dijo...

Conrado, gracias por acercarte a este sencillo blog y por aportar tu opinión
¡Claro que creo en la esperanza!, siempre me ha gustado tener como referencia "la Utopía", cualquiera de ellas, es lo que me ha hecho crecer y por lo que me siento siempre en guardia y en movimiento.
Respecto a las ilustraciones, ya sabes que la mayoría son de mi hija Ana, joven pintora y, -está mal decirlo por mi parte-,excelente creadora personal. Me gusta que te gusten.
SOMOS EL TIEMPO

Rosa Cáceres dijo...

Tu poesía es existencial,claramente desalentada. Si a Unamuno le dolía España, a tí te duele, como a muchos, este conflicto que clama al cielo, en que vemos pagar el precuio del odio o de no sabemos qué cosa, a los más inocentes.
Pero, como dices, aún pretendemos vivir, guardamos no sé qué deseperadas esperanzas en lo humano.
Y tempus fugit, huye de nustras nmanos como arena que escapa entre los dedos...Sin embargo, mientras alentamos, sentimos, y mientras sentimos estamos vivos en cuerpo y en proyectos. Ánimo a pesar de todo.

angel almela dijo...

Como bien dices, Rosa,"mientras alentamos, sentimos, y mientras sentimos estamos vivos en cuerpo y en proyectos". Tengo como una urgencia personal por sentir, por perseverar, por creer, y esa utopía en lo Humano creo que es imprescindible para no caer en un pozo desalentador, al menos para mí.Me duelen muchas cosas, pero siempre hay un punto más allá del horizonte que me incita a seguir creyendo en la humanidad, aunque a veces pese como plomo en las alas.
Gracias por tus palabras.
SOMOS EL TIEMPO

Antonio D. dijo...

El tiempo pasa "y nos va poniendo viejos". Desordenar letras para amedrantar al vértigo, es la poesía de nuestros días.

angel almela dijo...

El vertigo de lo cotidiano, de los avatares del momento,...Sí, pero también el que existe dentro de uno mismo, el que explota fuera de uno mismo, el que nos hace decir verdades en los versos cargados de honestidad.
Gracias Antonio.
SOMOS EL TIEMPO
Somos el tiempo